Cesar-Rodriguez

César Rodríguez Rojas, Intendente de Beneficios Sociales de Suseso
“La estructura de las Cajas, le agrega valor a la entrega de beneficios sociales del Estado

Por: Fabiana Maturana

El Ingeniero Comercial, destaca el aporte realizado por las Cajas de Compensación durante la pandemia, enfatizando el rol de “entendimiento y empatía social” en torno a la situación compleja por la que estaba pasando el país. Asimismo, apuntó a la “digitalización” como parte de los desafíos del sistema de protección social en el país.

 

¿Cómo definiría la importancia de las Cajas de Compensación en el marco del sistema de protección social del país?

La importancia radica en ser un ente creado por el Estado a raíz de una promoción privada. El origen de las Cajas de Compensación es bien singular, parten de una iniciativa desde los distintos entes productivos del país y eso grafica lo que vivimos hoy en el sistema Cajas. Son instituciones de seguridad social, creadas por un impulso privado por el Estado y con cobertura muy amplia en el mundo del trabajo y los pensionados, y a través de ella el Estado entrega muchos de los beneficios con los cuales llega a las trabajadoras y trabajadores pensionados y pensionados. Pero a la vez la estructura que tienen las Cajas le agrega valor a esa entrega, a través de un servicio de calidad oportuno, con una cobertura territorial importante, con una innovación constante permanente. La importancia de las Cajas de Compensación entonces está en sus dimensiones, su cobertura, pero también en el aporte permanente a mejoras las prestaciones que se entregan tanto a trabajadoras y trabajadores y a pensionadas y pensionados.

 

¿Cómo valora el rol de las Cajas en cuanto a la pandemia sanitaria?

Lo primero es cómo se demostró el trabajo previo, de preparación para situaciones especiales o circunstancias de crisis o de contingencia. Quedó demostrado que el trabajo previo en torno a previsión o prevención de situaciones complejas es efectivo y se lleva a cabo de buena forma. Se sostuvieron los servicios a los distintos afiliados del país. Luego, se generó un rol de entendimiento y empatía social en torno a la situación que estaban viviendo los ciudadanos del país, entregando prestaciones específicas para ellos ya sea desde la postergación de créditos según circunstancias económicas, hasta coberturas con prestaciones adicionales especial. Pusieron a disposición muchas de sus instalaciones para poder dar cobertura de lo que requería la pandemia y dar cobijo a personas que no podían ser cuidadas en sus propios hogares, etc. Pero, además, demostraron una cultura institucional de cuidado de sus propias trabajadoras y trabajadores. Así que yo diría que el aporte estuvo en un funcionamiento permanente, de calidad de servicio entregado, diversificación de dichos servicios y además de sostener un cuidado específico para sus trabajadoras y trabajadores.

 

Entonces considera buena la respuesta en este sentido…

Yo estoy muy conforme de lo que se ha realizado a nivel de Cajas. Siempre los aprendizajes están en observar qué más podríamos haber hecho, si podemos observar que un aprendizaje en ello, esperamos este año podemos recoger de los sistemas. Pero estoy muy satisfecho con lo realizado.

 

¿Qué áreas se podrían mejorar o innovar a su juicio?

Siento que el sistema de Cajas y la Superintendencia (de Seguridad Social) supimos reaccionar velozmente en especial para entregar servicios a distancia que fue necesario. Así lo demuestran las cifras de prestaciones, de niveles de consultas de los distintos callcenter de las Cajas. La metodología nueva de servicios que tuvimos que entregar, de cobertura por ejemplo de licencias médicas preventivas parental, muchos casos pasar a pagar prestaciones familiares de manera directa, el poder contactar a los distintos empleadores para conocer las distintas realidades que ahí estaban, poder reaccionar, por ejemplo, con metodologías específicas para trabajadoras y trabajadores que se acogieron a Ley de Protección del Empleo. Junto con todo ello, además hubo Cajas con reacciones específicas para los afiliados pensionadas y pensionados que hicieron metodologías específicas de atención diversificadas con cuidado, una amplia cobertura de comunicación. Por ello, más allá de deficiencias puntuales, destacaría más bien a los grandes aciertos que hubo en torno a las prestaciones que se realizaron.

 

En términos de la seguridad social en Chile. ¿Cuál es su visión respecto a su estructura actual y cómo se puso a prueba en la pandemia?

Es muy claro que el año 2020 puso en relevancia todo el sistema de seguridad social y de previsión del trabajo. No solo desde la perspectiva de lo que estamos viendo, sino que desde la Superintendencia lo vemos desde la seguridad laboral y a través de otras superintendencias. El año 2020 fue un año en que nuestras precauciones a nivel de Estado y sociedad se vieron reflejados en servicios específicos, prestaciones específicas que nos sirvieron, resultado de esta precaución, previsión de estar preparados para situaciones como las que hemos estado viviendo. Creo que se ha puesto más en relevancia el hecho de la necesidad de instituciones como las Cajas de Compensación y otros.

Dicho esto, vemos que el aprendizaje del 2020 nos gatilla el empujar con más certeza, por ejemplo, entregar prestaciones de manera remota, el poder disminuir fuertemente las tramitaciones presenciales de otro tipo como la presentación de antecedentes o las solicitudes, no solo la tramitación de algún servicio específico hacia la caja. Creo que el futuro en torno a nuestros servicios actuales está en dicha digitalización, básicamente pensando en las usuarias y usuarios. Y también desde la SUSESO poder realizar un seguimiento y acompañamiento del proceso mejor y mayor dado la posibilidad de obtener dicha información de manera más clara y rápida. Eso en cuanto a lo que actualmente poseemos, pero también comprendemos que el sistema de seguridad social vamos a tener que revisarlo desde la perspectiva de las mejoras constantes, pero además del aumento de cobertura de las prestaciones. Nos damos cuenta que la pandemia también ha venido a proponernos una manera distinta de trabajo y ello tal vez nos lleve a una manera distinta de poder relacionar las distintas prestaciones que entregamos a través del sistema de cajas.

 

¿Qué otros puntos deberían ser considerados por el sistema actual de protección en lo que viene?

Dentro de la protección social, el poder asegurar permanentemente la velocidad de información en torno a las circunstancias individuales. Diría que algo ha quedado demostrado en la pandemia es la necesidad de parte del Estado de conocer de manera certera, pero también oportuna, la información real de las distintas trabajadoras y trabajadores de Chile. Su situación laboral, las condiciones de remuneración, las condiciones de continuidad laboral son, fueron y han sido muy necesarias en el último año para poder llegar con las prestaciones específicas que gatilló una pandemia como está. Cosas tan simples como conocer cuántas personas están trabajando el día de hoy, son de un nivel de importancia superior y que a la vez nos invita como estado proponernos llegar a un sistema que nos permita tener esa información.

 

En ese marco, ¿cómo vislumbra el futuro de las Cajas de Compensación?

Yo lo veo como un momento muy oportuno para poner en la palestra de la comunidad, cuál es el rol que realizan las Cajas de Compensación, que es lo que propone el entorno de los próximos años en torno a la protección social. La importancia de las prestaciones adicionales que gatillan al mundo del trabajo, cómo poder aumentar dicha cobertura respecto a quienes son afiliadas y afiliados al sistema; y es un momento en que estas instituciones propias del país pueden decir y proponer una manera de seguir mejorando y seguir avanzando.