Cajas en el mundo

Nacieron en Europa y, más tarde, en América para fortalecer la protección a los trabajadores. En su origen se encuentran empresarios que respondieron al llamado de la Iglesia Católica para velar por la calidad de vida de los asalariados. Era el tiempo del Papa León XIII, quien, alertado por la creciente pauperización generada por la Revolución Industrial, denunciaba en la encíclica Rerum Novarum (1891) las injusticias y la necesidad de evitar la materialización de ideologías que llamaban a la lucha de clases. Uno de los primeros precedentes lo sentó el francés León Harmel cuando en 1891 instauró subsidios familiares, para la vejez y Cajas de Ahorro en su compañía. En 1916, otro francés, M. Romanet, fundó la primera Caja de Compensación para mecánicos, caldereros y fundidores en Grenoble. En España, surgieron en el siglo XIX para adecuar el ahorro popular hacia la inversión y realizar una labor social en sus ámbitos territoriales. En América Latina fueron creadas en los ’50: en Chile, a partir de 1953 y en Colombia un año después.